5 de julio de 2020

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO (Año A)

Homilía predicada por el P. Josés Alegre

Zac 9, 9-10; Salm 144; Rom 8, 9-11.13; Mt 11,25-30


Hace unos días recibí una carta de la que tomo este párrafo: «El ejercicio de entrar dentro de nosotros es muy duro, ya que nos da miedo de lo que podemos encontrar. La dicotomía entre lo que se dice y lo que se hace, el querer ser más que los demás, la vanidad disfrazada de humildad, el exceso constante de información, las órdenes y recomendaciones contradictorias, vengan de donde vengan, y lo que es peor, los chismorreos puros y duros, muchas veces al límite de la maledicencia, y aparentemente explicadas con buena intención, pero sin ningún sentido, que nos suelen llegar un día sí, y otro también».


Verdaderamente, ¿puede ser tan duro entrar dentro de uno mismo? ¿Nos da miedo? ¿O quizás estemos alienados por nuestra vida exterior, superficial?


En este sentido también podríamos recordar algunos puntos de la reciente homilía del Papa Francisco en la solemnidad de san Pedro y san Pablo. Decía: «Es inútil e incluso molesto que los cristianos pierdan el tiempo quejándose del mundo, de la sociedad de lo que está mal. Las quejas no cambian nada. Las quejas son la segunda puerta cerrada al Espíritu Santo. La primera es el narcisismo, la tercera el pesimismo. ¿Cuidamos nuestra unidad en la oración? ¿qué pasaría si rezáramos más y murmuráramos menos, con la lengua un poco más contenida?»


Yo creo que aquí, en estas dos intervenciones, de un seglar y del Papa, podemos encontrar una aplicación de la Palabra de Dios en este Domingo, pues la Palabra de Dios nos dice por boca de san Pablo que «nosotros no vivimos según las miras de la carne sino según las del Espíritu, que el Espíritu de Cristo habita en nosotros, que hace morir en nosotros las obras propias de la carne».


En principio nos puede sonar todo esto a una contradicción. O bien el seglar y el Papa exageran, o bien esto de vivir según el Espíritu de Cristo todavía no es una realidad firme en nuestra vida.


Pero podemos escuchar otras voces. El evangelio nos dice hoy por boca del mismo Jesús que Dios revela su sabiduría, manifiesta su fuerza a los sencillos y la esconde a los sabios y entendidos de este mundo. Para decirnos a continuación que vayamos a él, que aceptemos ser sus discípulos, que aceptemos su yugo y encontraremos reposo y paz.


Os propongo otra voz en sintonía con este evangelio. Es de los Santos Padres: Nos dice Clemente de Alejandría en su obra El Pedagogo, que nuestro pedagogo es Cristo, Dios santo, Palabra que conduce toda la humanidad. Dios mismo que ama a los hombres es nuestro maestro, y que la formación recibida de Dios permanece para siempre.


Si yo no tengo la conciencia de que Cristo, el Maestro, conduce mi humanidad, mi yo no llega a tener su reposo y su paz. Y no es suficiente asistir a la Escuela de este Pedagogo, sino aprovecharnos de su enseñanza, dejar que su enseñanza conduzca toda nuestra existencia.


O sea, que no basta haber recibido su bautismo, no basta vivir en un monasterio y hacer una profesión, no basta estar consagrado a èl en una vida religiosa o sacerdotal, todo esto es inútil si mi vida no es iluminada y conducida por la enseñanza de este Padagogo único que es Jesucristo.


Una enseñanza de nuestro Pedagogo ya la hemos escuchado en el evangelio: es el reposo y la paz interiores. Pero todavía hay otra palabra que no debemos desperdiciar. Nos la recuerda el profeta Zacarías: «¡Alégrate! Que él va entrar y a dirigirte un mensaje de paz».


¿No tenéis todavía en vuestra mente la invitación del diácono en el reciente tiempo pascual?: ¡Id y llevad a todos la alegría del Cristo Resucitado!


No es duro, puede ser trabajoso, pero nunca duro entrar dentro de ti mismo, porque emprendes un camino en el cual vas descubriendo lo que nos dice otro santo Padre, en una Homilía Antigua del siglo V: «El alma habitada por Dios es plena de belleza y resplandor, porque tiene como guía y huésped al Señor, con todos sus tesoros espirituales.


Amigos, amigas, hermanos, vale la pena ser discípulo permanente en la escuela de este Pedagogo».

19 de marzo de 2020

SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

Homilía predicada por el P. José Alegre
2Sm 7,4-5.12-14.16; Sal 88; Rom 4,13-16.18-22; Mt 1,16-18.21-24

Hoy celebramos la solemnidad de san José. Quizás, más acordes a la singularidad de su persona, podríamos decir: Hoy celebramos la sencillez de san José, un corazón abierto al Misterio, un corazón atento y receptivo al Misterio. Por esto no tiene nada de extraño que la persona de san José resalte en el evangelio por su silencio. La presencia del Misterio en la vida del hombre como podemos contemplar en las Sagradas Escrituras siempre conlleva un profundo silencio de admiración, de adoración… Provoca el eco de un profundo silencio en aquel a quien se revela o se hace presente Cuando nosotros nos esforzamos en un camino ascético del silencio, siempre nos resulta difícil lograr un mínimo que ayude al clima de la vida de la comunidad. Lo contrario sucede cuando es el Misterio quien viene a ser una presencia viva en nuestras vidas.

Y ya no digamos cuando el Señor nos confía este Misterio. Es el caso de san José: se le confía el Misterio de un Dios que se reviste de nuestra condición humana. También a san María. Esta recibe el Misterio, canta las obras grandes de Dios en la historia y prácticamente ya no habla en todo el evangelio. Por eso María viene a ser el silencio del Evangelio. San José será su compañero fiel en cuidar este Misterio. Los dos silencios del Evangelio.

Y hoy la Iglesia se vuelve a san José celebrándolo y pidiendo para todos nosotros seguir siendo los buenos y fieles custodios de este Misterio para encaminarlo, como miembros de la Iglesia, hacia la perfección como pedimos en la oración-colecta de hoy.

Nos podemos preguntar sobre este camino de perfección. O quizás mejor volvernos hacia las enseñanzas de la Palabra Sagrada, que nos va siempre sugiriendo los caminos en nuestro peregrinar de esta vida.

En la primera lectura, David, reconociendo la grandeza y bondad de Dios hacia él quiere construirle un templo. El Señor no se lo permite, pero tiene la bondad de hacerle la promesa que lo hará un descendiente suyo, y que será un templo eterno, que se mantendrá para siempre, y en donde Dios se manifestará como Padre.

San Pablo hace una referencia interesante a Abraham. Este Patriarca, como sabemos, no viene después de David sino antes, pero resalta el Apóstol una Promesa, que se realizará en el futuro, realización que no viene determinada por la ley, sino por la fe. Una fe que ya sugiere la creencia en un Dios Padre de todos los pueblos, un Dios que es creador, y que hace revivir los muertos. Una figura, pues, que, aunque en el tiempo es antes de David, esa dimensión de la fe lo proyecta más allá de David, hacia el Misterio que será presencia viva y definitiva en la vida de la humanidad.

La Escritura no solo nos narra este crecimiento de la presencia del Misterio en la vida de los hombres, sino que la canta, aludiendo a una dinastía perpetua, a la fidelidad del Señor a sus promesas, a un Dios Padre, a un Dios Roca, a un Dios Amor.

Y toda esta trayectoria adquiere un nombre que revela a san José y le pide que le ponga por nombre Jesús. Un Salvador que llevará nuestros pecados a la Cruz y derramará su Espíritu de Amor, para que seamos piedras vivas y nos entreguemos a edificar aquel templo que David quería material, pero que Dios lleva a una dimensión más auténtica y profunda, un templo espiritual. Y este es el templo cuyas primeras piedras ponen con su silencio de adoración María y José.

El silencio de san José es la belleza del Misterio en su vida. Debe serlo en la nuestra, llamados a ser custodios del Misterio de Dios.

Mirad: Mahler en su segunda sinfonía escribe: «Yo pertenezco a Dios y retornaré a Dios. Dios me dará un cirio para iluminar el camino hacia la bendición de la VIDA ETERNA».

¿No creéis que el silencio de san José puede ser el cirio que ilumina la presencia del misterio que tenemos como custodia, mientras caminamos hacia la bendición de la VIDA ETERNA?